El videu

Anguaño produzse una cantidá d’información difícilmente imaxinable. Lo de facer videos domésticos cuantayá yera dalgo reservao a ocasiones especiales, pero güei cuasimente cualquiera que tenga una cámara de fotos o un móvil pue facelos a diario, guardalos nel ordenador y subilos a interné ensin que paeza haber un llende pal númberu d’ellos que pue haber.

Cuando yera neñu usábemos muncho’l VHS pa grabar y ver películes y series, pero lo de facer un videu foi dalgo que pasó namái una vez: nel branu de 1998, mio ma diba dir a Arxentina pa preparar delles coses pa la nuesa llegada n’avientu, conque a mio pá ocurrióse-y la idea de, en vez d’arrexuntar fotos de nós p’amosar a los familiares, taba meyor grabar un videu pa que nos vieren n’aición.

Un collaciu emprestó-y una cámara y entós mio pá entamó a grabar escenes estremaes de la vida cotidiana, pero non de cualesquier manera, sinón que tenía un plan. Too eso diba quedar asina, nun se podía editar nada, conque había poner cuidáu. Recuerdo una parte na que nos grababa cenando y que, viendo’l videu años depués, diome vergoña ver que nun momentu dicía dalgo a mio ma de males maneres. Tamién hebo escenes en Güeñu, onde pasábemos cuasique toles fines de selmana, na que salíemos xugando al baloncestu. Depués d’una toma d’unos minutos había un corte y darréu salíemos toos abrazaos mirando pa la cámara y dicíemos “I love this game!”.

Nesa época mio pá diba a toes partes cola cámara por si se-y ocurríen coses pal videu. Un día, faciendo una escursión, vio un diente de lleón solu nuna viesca, que s’alzaba ente lo verde ensin nada nun par de metros a la redonda. Díxonos entós que nos punxéramos en fila a un llau y, cuando nos ficiera la señal, entamáremos a caminar toos ún trés otru, mirando de pisar la flor. Nun sabíemos qué taba faciendo hasta que tuvo terminao y nos lo amosó: yera una toma estática de la flor, onde se la vía como taba, sola y única nel so sitiu. Paecía asina que yera dalgo dafechamente esceicional. De fondo, la voz de mio pá, que diba inventando dalguna hestoria sobro qué yera esa flor, d’una clas perespecial, en pelligru d’estinción y merecedora del cuidáu y el respeto de toos. Nesi intre víense los nuesos pies que pasaben de manzorga a mandrecha pisotiando la probe flor. La escena quedaba fixa un poco más na flor españada y de xuru que si la vida fora un cómic xaponés, al narrador del videu de mio pá diba apaece-y una gota d’agua enorme cabo la vidaya.

D’esta cinta hebo dos o delles copies, que mio ma llevó pa que les viera la familia d’Arxentina, pero creo qu’una d’elles quedó n’Uviéu porque sé que dalguna vez volví a velo. Va siendo hora de la recuperar y pasar a formatu dixital enantes de que s’esborre del too, si ye que nun lo fizo yá.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *