Fiesta de quince

N’Arxentina, y creo que tamién n’otros países d’América del sur, celébrense especialmente los decimoquintos cumpleaños de les moces. Son dalgo asina, y cito testualmente de la rempuesta que me daba la xente cuando entrugaba a qué venía tantu xaréu, como la so “presentación en sociedá”. Pasaben de ser unes neñes pa entamar a ser muyeres. Con quince años.

En realidá, paecía más bien una boda qu’un cumpleaños, salvando’l detalle de que había una sola homenaxada. Los padres de la cumpleañera mercáben-y un vistíu carísimu y nun yera raro qu’alquilaren una sala de fiestes. Había xente que pidía empréstamos o vendía’l coche pa poder pagar tolo qu’una fiesta de quince suponía.

Yo fui sólo a una, de Guadalupe, una collacia del cursu d’inglés. Fui col mio hermanu y yéremos los menos preparaos pa la ocasión: a esa edá, nun mos paeció de recibu mercar traxe y corbata, y menos pa una cosa asina, conque desentonábemos un poco.

Cuando llegamos, pidiéronnos la nuesa invitación (dos individuales, ye dicir, ensin acompañante) y pasamos direutamente al patiu pel camín llateral qu’avezaben tener les cases y onde había una mesa onde la xente tenía dexar los sos regalos. La fiesta yera mui elegante. Había meses con platos y caún tenía asignáu’l so sitiu. Lo que más chocaba con too eso yera’l fechu de que yéremos toos unos neños.

Ya empecipiada la fiesta, la cumpleañera tovía nun apaeciera. Entrugué por qué y dalguién desplicóme que siempre llega depués. Efeutivamente, nun momentu dau apagáronse les lluces, paró la música y un focu allumó un requexu nel qu’apaeció la qu’enantes yera neña y agora llegaba como muyer. Paeció ridículo, pero llueu enteréme de coses peores: una conocida de dalgún conocíu aportó a la so fiesta de quince saliendo del cascu d’una amasuela ente ñubes de fumu blanco.

Yera tradición tamién que la cumpleañera baillara’l primer vals con so pá, y recién entós s’amestaben los convidaos a la folixa. En tou casu, dicir que la xente ehí baillaba vals ye dicir demasiao.

Hebo una detalle que m’ofendió (yá daquella yera un pequeñu reaicionariu), y foron los recuerdos que nos dieron. Tolos convidaos recibíen lo mesmo, según si yeren homes o muyeres. A les moces diéron-yos un espeyín o dalgo asina y los del sexu masculín colamos pa casa con un pitu con una cuerdina na qu’había atada una etiqueta que ponía “Recuerdo de mis 15 años. Guadalupe”. Pescancio l’analoxía col puru que fumen los señores de bon calcetu nes bodes, pero dar tabacu a menores d’edá paezme cenciellamente inaceutable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *