Viendo porno por primer vez

Cuando yera neñu, la mio familia vía siempre munches películes. Nin entós nin anguaño fui yo un gran entusiasta del cine, lo que me supón davezu dellos momentos de vergoña cuando tengo que reconoce-y a Ana que nun vi películes que, al paecer, tol mundu había tener visto.

Na mio casa, por embargu, toos s’interesaben pol cine. Grababen cuasimente toles películes qu’echaben en Canal+ (¿y eso nun yera piratería?) y en dalgún momentu llegó a dame la impresión de que depués nin siquiera les víen.

Nel primer periodu que pasemos n’Asturies, mio pá yera sociu de Video Cambio 100, en León y Escosura, y avezaba alquilar películes cuasi toles fines de selmana. Recuerdo mui bien una que nun llegamos a ver, sinón que foi víctima de la censura (bien visto, xustificada) del criteriu mio pá. Llamábase Tango: La maté porque era mía y pensábemos que tendría dalgo que ver con Arxentina. Pela nueche, depués de cenar, punxémonos toos nos sofás y entamemos a vela.

Nun recuerdo mui bien cómo empecipiaba la hestoria, pero sí que yera d’una muyer que tenía un maríu pilotu y un amante. Esto último quedaba bastante claro polo esplícito de les escenes. Mio pá amosóse claramente incómodu pol fechu de tar poniéndo-yos a los sos fíos dalgo que fácilmente podía considerase porno llixeru. Ye d’entender: había una parte na que la muyer afuñicaba col amante boca arriba y cola cabeza p’atrás, de mou que yera pa güeyar pa fuera’l ventanu. Nel cielu víase una avioneta que dibuxaba figures, nun sé si yeren corazones o dalgún mensaxe d’amor, con esi fumu blanco que tienen pa esi fin. Ella suponía que yera’l maríu, pero ésti, en realidá, contratara a dalguién pa que ficiera eso demientres él empobinaba pa casa pa pillala coles manes na masa.

Unos quince o venti minutos depués de qu’entamara la película salía una escena na que la muyer taba asomada pela ventana balanciándose allegremente p’alantre y p’atrás n’actitú despreocupada. Cuando na toma que vieno darréu se vio qu’en realidá’l so movimientu respondía a los emburries del so amante, que la taba penetrando dende atrás, mio pá llevantó del sofá, apagó la tele y dixo daqué p’amosar el so fastidiu por tala indecencia.

Paecióme y sigue paeciéndome bien que ficiera eso; nun yera dalgo pa neños. Pero agora quedo cola dulda de si, nuna edá afayadiza la película nun sedría polo menos graciosa. En realidá, camiento que non.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *