Les moces PHO

Dacuando hai coses que recuerdo y nun sé si pasaron de verdá o non. Pue ser que les suañara o qu’entemeza detalles de munches coses. Llueu hai un grupu de coses que, vistes na perspeutiva que da’l pasu del tiempu, paecen tan improbable qu’entamo a duldar de si fueron reales o non.

Esti ye’l casu de la ropa de PHO. Les moces coles que fui al institutu paecíen toes salíes d’una serie futurista xaponesa de clas B. Taben toes lloques por dir con esos imperdonables calentadores, los pantalones de campana arrastrando pel suelu, los bolsos chocando colos cadriles y, lo peor de too y aplicable tamién a los sos collacios masculinos, los calcetos doblaos y metíos ente’l pie y la llingüeta los zapatos. Lo que más m’espantayaba d’estes prendes yera, ensin dulda dala, el material de lo que taben feches. Yeren d’un plasticuchu cuasique radioactivo que reflexaba la lluz y cegaba al despreveníu cortao nunos diseños que mancaben a la par los güeyos y el sentíu común.

Apocayá, fartu de topame namái que cola incomprensión y el escepticismu de la xente en recordando esa dómina, decidíme a buscar información n’interné sobro’l tema. Llamóme l’atención sobre manera que nun hubiera páxina oficial de PHO nin artículu na Wikipedia. D’otra miente sí topé artículos en blogues y mensaxes en foros nos que la xente, na so mayoría, miraba al pasáu con espantu. Averigüé asina que foi una moda d’unos cinco, seis o siete años esclusiva d’Asturies y alredores, lo que sirvió pa desplicame por qué naide nun paecía conocela. Quédame la tranquilidá de saber que les tiendes culpables de la comercialización d’estos productos pesllaron pa nun volver a abrir.

Magar qu’a min nun m’interesa un res la moda, sí tengo reconocer qu’esti fenómenu foi más allá de lo humanamente aceutable. Aspero daveres que nun vuelva a asoceder cosa tala y agradezo a dios, al cielu o al universu que la mio hermana nun fora una d’ellos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *