Na escuela

Cuando fuimos en 1998 a Arxentina, la mio hermana entamó les clases una selmana enantes que’l mio hermanu y yo. Nós quedemos en casa, esperando pa que nos cuntara cómo yera’l sitiu al que díbemos dir unos díes depués. En entrando pela puerta, lo primero que dixo foi “¡Chicos, chicos, no saben! ¡A la mañana antes de entrar se ponen todos ahí y suben la bandera despaciiito, despaciiito!”. Efeutivamente, tuvi la oportunidá de lo comprobar en repetíes ocasiones los tres años que siguieron.

En llegando, díbemos toos al patiu y poníemonos en “formación”: separtaos por cursos y, dientro de cada columna pa cada clas, los neños nuna filera y les neñes n’otra. Entós, la direutora facía les anuncies qu’hubiera y dicía qué cursu diba izar la bandera esi día. D’esi cursu, yera l’abanderáu, el que meyores notes tenía, l’encargáu de da-y al rabil pa subir la bandera bien despacín a la par que toos (des)entonaben l’Aurora, afitaos davezu pol sistema de soníu de les instalaciones enchufáu al equipu de música. Lo meyor yera que la bandera llegara a lo cimero al mesmu tiempu que finaba’l cantar, pero eso pasaba n’ocasiones cuntaes. Cabe destacar que xunto col abanderáu podíen subir al pedestal de la bandera (pero non izala) namái los dos escoltas, esto ye, el segundu y el terceru meyores de la clas. ¿Competitividá? Non, non…

Darréu teníemos de nos dar toos les manes pa rezar, creo que l’Ave María, anque pue ser que fuera otra cosa o, nel colexu San Rafael Arcángel, la oración del patrón. Esti colexu yera bastante más pequeñu que l’otru al que fuimos, conque dacuando podíen intervenir los escolinos pa lleer dalgún discursín, sobre manera si se conmemoraba dalguna cosa nesi día, como l’aniversariu de la Declaración de los Drechos del Home, el Día de los animales o daqué asina. Un collaciu y yo solíemos burllanos de dalgunes coses y diximos a la rectora qu’al otru día yera’l Día de la Patata. Respondiónos: “Muy bien, entonces mañana leen ustedes un discurso sobre eso”.

Fináu tou esti procesu, entamábemos a subir a les aules ordenadamente, primero la fila que taba más averada a la puerta y, cuando l’últimu d’ésta yá taba dientro, la siguiente, y asina hasta que tábemos toos nes nueses aules respeutives. Llueu diben entrando los maestros de cada asignatura, como n’España, anque ellí se los trataba d’usté, y había que se llevantar y quedar de pie cabo’l pupitre hasta que tuvieren toos en silenciu pa saludase: “- Buenos días, alumnos. – Buenos días, profesor. – Pueden sentarse”. Y entós entamabes les clases.

Na primer escuela, la grande, teníemos amás una “celadora”, que yera una especie d’organizadora o administradora pa cinco o seis clases. A la final del día habíemos volver a formar nel pasiellu y esperar qu’ella dexara de bilordiar coles sos collacies y decidiera venir a despidinos: “- Hasta mañana, alumnos. – Hasta mañana, profesora”. Y llueu, salir por fileres.

Tolos vienres díbemos a casa con un cuadernín d’evaluación selmanal que sirvía pa que se comunicaren la escuela y los pas, y onde poníen toles notes que sacáremos nesa selmana, les faltes y tolo demás. Y los llunes había que lu llevar firmáu.

La verdá ye qu’aborrecía tanta rixidez y tantu control, pero cuando torné a Asturies sí qu’eché en falta un migayu más de respetu colos profesores y la institución que si nun ye debía ser la escuela.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *