El mio primer móvil

Enantes de 1998, mio pá yá tenía un teléfonu móvil que-y dieren nel trabayu. Nun yera de so, pero eso ye un detalle ensin importancia. Yera d’esos pervieyos qu’entá nun teníen tarxeta sim sinón una tarxeta del tamañu d’una de créditu y que se metía pela parte d’abaxo. Depués d’eso fuimos a Arxentina y cuando tornemos, trés años depués, tolos mios collacios del institutu teníen móvil. Paecióme un luxu innecesariu y dafechamente absurdu y, de fechu, neguéme a mercar (o pidir a mios pas que me mercaren) ún. Mio pá si volvió a tener móvil y yo usábalu pa llamar cuando yera más barato que dende’l fixu, pero yá.

Una amiga que tenía entós y que vivía cerca de mi avezaba llamame pa que l’acompañara mentes fumaba nel portal y, de pasu, cuntábame les novedaes que tenía. Paez que nun-y prestaba lo de me llamar a casa y nun dexaba de dicime que necesitaba un móvil. Como nun cedía, consiguió’l móvil del so tíu, que taba acabante de morrer, y diómelo a min. Tenía una tapa d’eses que nun sirven namái que pa tapar el tecláu, ensin botón dalu, y una antena mui démodé (yo usando estranxerismos, quién me viera y quién me ve). Yera gris, de Vodafone y taba mui esgastáu, pero cumplía’l so propósitu de coneutar a les persones que quieren tar en contautu.

Cumplió’l so propósitu hasta qu’un día llamó una señora que quixo falar con dalguién que nun yera yo. Cuando me dixo’l nome completu de la persona que taba guetando reconocí l’apellíu, volví a entrar na cafetería na que taba tomando un pinchu cola mio amiga y dixi-y: “Toma, ye pal to tíu”.

One thought on “El mio primer móvil

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *