Entrugues

Mio tía güela ye un anxelín bonu ya inocente. Nun ye que tea encorvada, sinón que como a la bisgüela d’Isabel Allende, tán saliéndo-y ales na espalda na etapa cabera de la so vida pa colar esnalando al cielu per enriba de tolos mortales.

Hai munches coses que sabe, otres que se-y escaecen y otres que nun saben. Les que nun sabe, entrúgales. Un día taba’l mio móvil enriba la mesa, cuando tovía yera una novedá, y entamó a vibrar porque dalguién unviara un mensaxe. Mio hermana, que pasaba perhí, soltó: “Eso nun lo dexar al algame d’una muyer, que a saber…”. Mio ma, españada de risa pelos suelos, yo, escandalizáu y mio tía güela, con cara perdida. Nun sé si dixi daqué, pero taría pensando “Tierra, trágame”.

Pela nueche, cuando fui a facer la cena, taba yá cuasimente repuestu, hasta que vieno mio tía güela y sentó nuna siella co la mesa na que taba yo trabayando y entrugó, cola so vocecina: “Fede, ¿por qué se rieron toos cuando Dany dixo eso?”. Miréla con cara de “Nun me faigas esto a min” y amestó con voz de probitina: “¿Pero por qué naide nun me quier desplicar les coses?”. Cunté-y entós lo que yera un vibrador y cómo s’emplegaba con qué fines mentes me miraba colos güeyos atentos. Cuando finé interesóse: “Vaya coses, ¿y vós d’aú sabéis too eso?”. Dixi-y que munches coses se deprenden anguaño na escuela y que amás, gracies a interné, la televisión y demás, ye fácil aportar al conocimientu, Tuvo d’alcuerdu qu’eso ta mui bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *