Tres díes en Buenos Aires

La burocracia (de xuru qu’esta ye una pallabra relativamente nueva en toles llingües) ye una de les coses peores qu’hai. Vivíla en carne propio cuando volvimos d’Arxentina a Asturies. Ficieron falta tres díes, hoteles, sobornos y munchu dineru malgastáu pa sacanos de Buenos Aires.

Colamos de Salta un día pela mañana. Fuimos n’avión a Buenos Aires y ehí namái que teníemos que camudar d’aeropuertu. Pero non, n’Arxentina nunca nada ye tan cenciello. Fuimos al mostrador pa que mos dieren les tarxetes d’embarque y yá entós surdió’l primer problema: tábemos con nuesa madre, pero faltaba’l padre, y a la muyer que nos atendió paeció-y afayadizo esixinos una autorización paterna. Razón nun-y faltaba, el problema ye, según entendí, que depende de cómo s’interprete’l reglamentu, faría falta o non. Total, que mio pá nos unvió per fax una autorización a toa priesa y resultó que nun valía, tenía ser un orixinal. La hermana d’un amigu mios pas trabayaba daquella nesi mesmu aeropuertu y facía por echanos un gabitu, conque foi a falar col responsable pa que nos dexara salir asina, non sin enantes camentar a mio ma qu’en realidá esi responsable nun tenía por qué lo facer y que diba facer falta “daqué” pa lu convencer. Mio ma, indignada y escandalizada, entrugó-y cuánto y la otra dixo-y que cien. Mio ma metió cien pesos de los d’entós (100 dólares) y apurrió-ylos. La paisana (podía dicir “moza” per nun me peta) pasó unes puertes de seguridá, salió al poco diciendo que taba too solucionao y volvió al so trabayu. Alliviaos, entamamos a garrar les maletes, pero entós vimos al home que tomara’l determín de danos por válidu’l fax y cuando mio ma foi a da-y les gracies el home devolvió-y el sobre y dixo que lo facía pa aidar y non por dineru. Nel sobre había 50 pesos. Ta claro quién quedó colos otros 50.

Darréu fuimos otra vuelta a la ventaniella cola autorización y los nuesos pasaportes españoles. Tampoco. Entráramos nel país, trés años enantes, col arxentín, que pa entós yá taba caducáu y nun mos dexaben salir con otru que nun fuera esi. Tuvimos que dir en taxi del aeropuertu a la oficina de la policía, nel centru la ciudá y vimos que taba pesllada porque trabayaben namái que pela mañana. En dando los billetes d’avión yá por perdíos, entamamos a buscar un sitiu pa pasar la nueche. Dormimos mios dos hermanos, mio ma, mio tía güela y yo en dos cuartos d’hotel. Al otru día volvimos a la policía pa facer los pasaportes y dixéronnos que diben tardar tres meses en nos dar los nuevos. Yo yá me víatornando a Salta pa vivir na casa balera esperando que pasara’l tiempu.

A dalguién se-y ocurrió entós dir a falar con un conocíu, que la so muyer yera amiga de mio pá. Esti home yera, si mal nun recuerdo, diputáu y, poro, tenía influencies. Ficiéronnos pasaportes nel intre. Eso sí, nes semeyes paecemos zombis que lleven dos díes corriendo d’un llau a otru de Buenos Aires ensin dormir cuasi.

Cola autorización y los pasaportes fuimos otra vez al aeropuertu, pero nun había más vuelos pa esi día. Decidimos entós qu’esa nueche díbemosla pasar nun sitiu más guapu que l’hotel de Buenos Aires y recomendárennos un hotelín rural cerca del aeropuertu. Camentamos que quiciabes sedría daqué más caro, pero tamién díbemos aforrar abondo en taxi.
La muyer que llevaba l’hotel apiadóse de nós cuando mio ma-y contó tola hestoria y tratónos perbién. Tuvimos xugando al pimpón y faciendo’l gansu perhí demientres mio tía güela s’interesaba polo seco que taba yá la ropa que llavara la señora del hotel y tenía colgao nel patiu.

Al otru día consiguimos un vuelu pa tornar a España. Mentres embarcábemos, incrédulos, sentí a una muyer española falando. La manera que tenía de pronunciar les eses fízome sentir como si tuviera yá en Madrí.

Nota: Mio hermana ta acabante recordame que pasamos non dos sinón tres nueches en Buenos Aires. Efeutivamente, tamién dormimos una vegada nel pisu de la paisana que trabayaba nel aeropuertu. Foi, de fechu, la nueche anterior al incidente del sobre. El so maríu (o prometíu) tamién trabayaba nel aeropuertu y esi día llevó a casa una maleta que dalguién perdiera. Arguyosu de la so maña y la so astucia, creyóse autorizáu p’abrila pa ver lo que tenía dientro y facer la gracia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *