¡Dinozord triceratops!

De guaḥe, yera d’esos que veíen los Power Rangers. Anguaño, nun falta la xente que se ri d’ellos y de los que, como yo, clavaben los güeyos na tele esos venti minutos de monstruos, héroes y pataes. Allá ellos.

Yo yera l’azul. En viendo’l primer episodiu, mio hermanu decidiera (magar qu’agora lo desmienta) qu’él diba ser el coloráu, mio hermana la mariella y la rosa y yo l’azul y el negru. Por qué caún tenía de ser ún, nun soi a pescancialo col mio raciociniu actual de (más) adultu, pero lo que ta claro ye que toos queríen más el coloráu, porque yera’l líder. Yo, por embargu, avecéme ceo a ser el azul. Prestábame que fuera’l llistu y que llevara gafes, anque fuera una gota patosu.

Nuna de les munches variedaes de xuegos sobre los Power Rangers que mios hermanos y yo desendolquemos colos años, yo facía’l papel de Zordon. Escondíame tres una cortina del cuartu de mios güeles y aplastaba’l caretu escontra la tela blanco, que me ciñía a la cabeza. Nuna voz tolo grave que podía facela daquella, indicaba a los muñecos dirixíos por mios hermanos ú topar los Zords, que repartiéramos estratéxicamente per tol cuartu enantes d’entamar. A lo cabero axuntábenlos toos, podíen montar el Megazord y toos yeren felices. Magar que nun fuera una hestoria que pudiera vese na serie orixinal, sí s’axustaba abondo a la temática d’ésta, pelo menos más que los intentos de face-yos tener fíos coles Barbies de mio hermana.

Na siguiente vez que colé con tola familia pa otru país, mios pas decidieron, camiento que con razón, que nun diben cargar colos Zords, que nun seríen del tamañu de los auténticos, pero tampoco muncho menos engorriosos. Asina ye como dalgún de los nuesos amiguinos daquella –escaecí dafechu quién– se vio de sópitu col nuesu arsenal en casa. Hai unos díes, movíu pola señardá, llamé a mio ma pa entruga-y si sabía a quién-yos regalemos. Díxome que non, pero que podía pensalo.

Nun quiero recuperalos pa vendelos (vi n’Interné los Power Morphers que me regalaren pa un cumpleaños por más de 300 euros), sinon pa tenelos ehí espuestos en casa, pa horror de los mios allegaos más cercanos. Quiciabes, en pasando unos meses, podamos xugar a ser neños otra vuelta.

One thought on “¡Dinozord triceratops!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *