Pequeña reflexón sobro la escritura

Nun tengo mui claro d’aú sal l’enfotu d’escribir, y muncho menos ficción. Yo soi un llector intermitente: seis meses tarmio un llibru trés otru y llueu paso otros cuatro con entretenimientos más triviales, del tipu de les series de televisión o la simple contemplación.

Pero cuando lleo, amás d’almirar la hestoria, almiro al autor. D’aú-yos vien la constancia pa siguir cuntando coses con tantu detalle tantu tiempu ye daqué que s’escapa al mio entendimientu. Yo nun sedría pa daqué asina.
Ye más, les poques tentaciones que tuvi dende l’adolescencia y les cuatro o cinco idees pa una hestoria que m’apaecieron na cabeza quedaron enterraes pa siempre no fondo de la mio fantasía, seique namái pal mio disfrute (soi un llector esixente, pero poco se-y pue esixir a daqué que nun ta escrito).

Camiento que lo que siempre me frenó pa escribir coses foi la vergoña. Abúltame que ye una manera mui obvia d’amosar al mundu les conexones más fonderes que tien ún na so psique y eso dame medrana. Va un par de minutos acabé l’últimu llibru de Marta Mori y apocayá l’últimu de Pablo Texón, dos escritores que salen nos periódicos, na Uiquipedia y que reciben premios. Y, mezclada col placer de lleer dalgo d’ellos que nun seya poesía (nun soi pa cola poesía en xeneral), ta la sensación de que los conozo, que m’enseñaron munchísimes coses y que los respeto permuncho, pero nunca nun los viera tan de cerca.

Quiciabes más qu’esa amosanza de mi mesmu dábame mieu esponeme al Gran Güeyu del mundu que lo observa too. A la xente estudioso gústa-y analizar tolo que cai nes sos manes y yo pa eso soi muncho más… d’andar per casa. Nun podría da-y significaos ocultos a unos personaxes y dende llueu nun diba querer que naide topara n’ellos símbolos de nada.
Otra vergoña tovía más tonta ye la del léxicu. Nun me veo emplegando pallabres como otredá o inexorable. Yo sentiríame ridículu sólo de les escribir ensin ensin la cursiva, como si me les diera de gran lliteratu.

Quiciabes por eso me presta traducir: porque puedo llucir grandilocuencia ensin me sentir responsable por ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *