Inglés

Cualquiera que me conoza un poquinín sabe que lo mío (por nomalo de dalguna manera) son les llingües. N un suelo aforrar enerxíes en facer la salvedá de que malapenes sé facer otres coses que nun seya falar llingües: nun sé operar con fraiciones nin lo que son el senu nin el cosenu.

Entamé como, llamentablemte, tol mundu, col inglés, pero pasín ente pasu fui atopando coses cada vegada más rares. Y lo que me queda tovía. Lo que tengo perclaro ye que pa deprender una llingua nueva hai que la falar, nun importa si se fai mal.

Un día d’aburrición nun branu asturianu, la mio hermana y yo tomamos el determín de facer esto: empicipiamos a falar n’inglés anque, en realidá, nun yéramos quien a llogralo. El mayor problema foi la falta de vocabulariu. Pa nun mos dexar amedranar por esi detalle insignificante, paecionos afayadizo inventar les pallabres que nun conocíemos y llueu, bien seliquino, decinos la pallabra que nun topábemos. El resultáu yera daqué como: “So, what do you say if we go to the freshnmusking first? (farmacia)”.

Yá daquella perfilábase’l mio futuru de políglota. Dábame la impresión de que la xente mayor daba por sentao que sabía inglés, magar que nun yera más qu’un neñu que namái que sabía daqué más que los sos collacios de clas n’esa asignatura. Nun branu que fuimos de vacaciones a un llugar caliente con sableres onde les muyeres tomaben el sol coles tetes tuvi’l mio primer contautu con un nativu d’inglés. Nel sitiu nel que dormíemos (nun sé si yera un hotel, un apartamentu o esa mestura que nomaben apartotel) había unes máquines con videoxuegos, yera ún de tiros con una escopeta que yo nun supi usar. Vieno entós un paisanu (lo mesmo yera un mozu, ye cuestión de perspeutives) tou negru y grandón pa desplicame cómo tenía que garrar la escopeta y disparar a los bichos qu’apaecíen na pantalla. Nun entendí nada de lo que me dixo y, seguramente por eso, tampoco volví a garrar l’arma pa xugar yo. Quedé mirando pa él pa deprender cómo se facía, pero la partida finó y el negru miróme resignáu y dixo “Game over”.

La primera fras que-y dixi yo a un anglofalante n’inglés foi “May I come in?”, cuando m’esaminé nes pruebes del Trinity College. Prauticara esi intre nel que tocaba la puerta y dicía la mio fras cola mio maestra, Stella, anque nun tenía la más remota idea de qué diba pasar depués. Lo que recuerdo d’esi esame ye un paisanu con un muñecu nes manes. Poníalu sentáu encima la mesa y m’entrugaba cómo taba. Llueu poníalu de pie y me volvía a facer la mesma entruga. Diome daqué de pena’l probe home, que nun sabía coses tan básiques y tenía que dir entrugándoles a la xente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *