De cumpleaños y castiellos

Cuando diba a la escuela de neñu, el mio hermanu taba siempre un cursu por delantre del míu y la mio hermana, dos más abaxo. Prestábame de dalguna manera tener una representación tan amplia nel conxuntu de cursos. Quiciabes por eso, y porque nos paecíemos daqué, yera fácil que la xente nos conociera. Más d’una vegada tienme saludao xente desconocío pela cai pensando que yera mio hermanu. Una de les coses que se sabíen de nosotros yera que celebrábemos los cumpleaños en casa. La mayoría de la xente facíalo en chigres, restaurantes de comida rápido o llocales infantiles, opciones que tamién teníen les sos ventaxes, sobre manera pa los padres.

Pa les nueses fiestes de cumpleaños, que solíemos facer intencionadamente en fin de selmana, mio güela pasábase hores faciendo masa de pizza, pinchinos y coses d’eses pa manaes enteres de neños famientos y, sobre too, una tarta que yera cuasi una obra d’arte. Una vez fizo pa la mio hermana una conexa con vistíu de, a güeyu, 30 o 40 centímetros d’altor. Tamién tuvimos tableros d’axedrez y campos de fútbol, dambos con pieces, o una cestu (de bizcuechu) con bombones kinder dientro, too comestible.

Les invitaciones, peroficial too, facíales mio pá con un programa d’ordenador que nun conozo dende’l trabayu y más alantre entamamos a faceles con Microsoft Publisher. Yeren una fueya A4 doblada en cuatro, mui llograes.
Tampoco faltaba la piñata, un vezu que nun debería dexase nunca y que pienso retomar pa los mios fíos. Preparábemosla ente toos, cortando papelinos de colores y de periódicu, axuntando los furaquinos de los furadores de papel y metiendo serpentines y, lo más importante, llambiotaes de tou tipu. Tamién había globos, música y xuegos.

Cada convidáu recibía amás, como en cuasi toles fiestes infantiles, una bolsina con carambelos variaos. Nuna de les caberes vegaes ocurrióseme poner toles bolsines nuna bandexa y, metanes toes, una bolsa falsa enllena de gochaes como güevos rotos, pan vieyo y ketchup. La xente tenía d’escoyer la so bolsa colos güeyos tapaos y, ensin los destapar, meter la mano y garrar el primer carambelu. La que garró la bolsa fícilo porque sintió que yera más pesada y pensó que tenía más.

Nun cumpleaños del mio hermanu, fuimos yá de nueche a xugar al fútbol a la cai, cabo La flor de Galicia II, y ehí vi la lluna más grande de tola mio vida, qu’ocupaba tol anchor de la cai, o al menos asina lo recuerdo yo, y yera toa colorada. Tamién nun cumpleaños del mio hermanu namoréme perdidamente d’ún de los sos collacios del equipu de fútbol col que tuvi xugando a les dames, anque nun yera yo más qu’un ñácaru. Tovía vilu munchos años depués, cuando volvimos d’Arxentina, porque díbemos al mesmu ximnasiu.

Quiciabes había que volver a celebrar les coses asina, con globos, piñates, xuegos y llambiotaes. Sospecho que pue pasar como colos castiellos de sable na playa: qu’a los neños-yos presta, pero en realidá présta-yos más a los pas. De fechu, dacuando tengo mieu de que la xente tenga fíos sólo pa tener una bona escusa pa facer castiellos de sable na playa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *