La tortuga

Yo tenía una tortuga d’agua. La probe nun tenía nome. Magar qu’oficialmente yera mía (pa dalgún cumpleaños o dalgo asina), tol mundiu paeció sentise autorizáu a pone-y un nome: el primeru foi Manuelita, como cuasi toles tortugues de xente arxentino, por mor del cantar de María Elena Walsh. Llueu vieno Burocracia, como la tortuga de Mafalda, y llueu otru que yá escaecí. Mio pá propunxo unilos toos y que tuviera los tres nomes, ún darréu l’otru. Como nel fondu yo me sentía que la mio opinión tocante al tema yera de más autoridá, tomé’l determín cuasi en secreto de que nun diba tener nome, y si caún la nomaba d’una manera, nun yera’l mio problema nin de la tortuga.

Cuando fuimos a Arxentina, nun taba dispuestu a dexala atrás, conque m’aseguré de que diben dexame llevala. Llevéla al albeitre, que-y fizo un esame médicu, termómetru por atrás incluyíu, y me dio un certificáu de salú. Nel avión a Buenos Aires llevéla nuna caxa de Ferrero Rocher balera con un poquinín d’agua, del que por embargo nun había yá rastru cuando ficimos escala en São Paulo. Fui cuásique corriendo, temiendo pola vida de la mio tortuga, al primer bañu que vi y, pal mio entender de daquella, salvéla d’una muerte segura por deshidratación. Neses hores interminables d’aviones y aeropuertos, ye normal que me prestara’l dramatismu. A una de las azafates brasileñas paeció-y adorable y ensin querelo deprendióme les mios primeres pallabres en portugués: “uma tartaruga”.

Cuando llegamos a Buenos Aires, púnxila nuna palancana d’agua sobre una mesa pa decatame, en llevantando al día siguiente, de que nun taba. Vi el perru enorme que teníen y odiélu un intre, pensando que la tragara, pero seguí buscando y a lo cabero topéla nuna esquina. La probe cayera de la mesa y cruciara tol patiu hasta llegar ehí. Llueu sobrevivió tol branu nun recipiente asemeyáu en ca mio güela.

Depués d’eso, vieno con nós a Salta, onde tuvo una casa más o menos aceutable y, si les mios informaciones nun perdieron la so validez col pasu’l tiempu, sigue viviendo agora nun patiu con un llaguín, en compaña d’una tortuga de tierra, y les dos quiérense más de lo qu’esti mundiu ta dispuestu a ver.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *