El diañu anda sueltu

Paezme que ta abondo claro que’l fechu de creyer no sobrenatural, incluyida la esistencia d’un dios, fai que la xente seya más propenso a ver coses sobrenaturales alredor y en sí mesmo. Ye’l casu d’un mozu que conocí n’Arxentina. Yera d’una familia bastante conservadora, de padre militar y, según paez anque nun lo sé a ciencia cierta, descendiente d’alemanes: y non de los xudíos que fuyeron al entamar la II Guerra Mundial, sinón de los nazis que fuyeron cuando finó.

Esti individuu tenía’l vezu de venir a mio casa a falanos de política, tachando a Mercedes Sosa de zurda, a lo que mio ma-y retrucaba diciendo qu’entós ella tamién yera zurda. A mio hermanu cuntó-y que los xudíos yeren una plaga y nun duldó demasiao en dici-y que sí cuando ésti-y entrugó si entós había que los esterminar.

Poco depués supi qu’esti mozu sufriera unos años atrás nin más nin menos qu’una posesión demoniaca. O polo menos eso foi lo que la so familia consideró que tenía. Tuvo munchos de los síntomes habituales, anque non toos: entamó por negase a dir a l’ilesia, llueu tornóse agresivu, se-y hinchaba la gorxa y alloriaba cuando dalguién entraba nel so cuartu con un frascu d’agua bendito. Lleváronlu inclusive a ver al cura pa face-y un exorcismu, que por embargo nun llegó a realizase.

Entruguéme entós si nun sería que’l probe perdiera la batalla escontra’l diañu y yera ésti el que quería esterminar a los xudíos. Agora entrúgome cómo a naide nun-y dio por lu llevar a ver un médicu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *