¿Democracia? ¿real? ¿yá?

Cuando veo les manifestaciones qu’hai en toa España, enllénome d’arguyu polos mios collacios. Llueu veo los resultaos de les eleiciones y nun soi a pescanciar nada.

Independientemente d’ello, creo que ye xusto dicir un par de coses sobre esti movimientu tan importante y del que nun se fala abondo nos medios de comunicación. Nun suelo tener teoríes de conspiración y opresión de grandes poderes ocultos trés de los gobiernos, pero la cobertura mediática de lo que ta pasando güelme a xamusquina. Peor tovía foi la intervención de la policía en Barcelona: una brutalidá dafechamente inxustificada, arbitraria ya inaceptable. Vamos, qu’esto yá pasa de castañu escuro.

Eso nun quier dicir que tea bien tolo que camienten los manifestantes. Los errores de los unos nun xustifiquen automáticamente los de los otros. Y esti asambleismu paezme inmaduru, infantil y caprichosu: esa nun ye manera de solucionar nada. Nun pue pretendese que por que s’axunten diez, cien o milenta persones puedan atopase soluciones a los problemes. Pémeque hebo en dalgún momentu una gran confusión: lo que yeren manifestaciones xenerales d’amuesa d’un descontentu conocíu, xeneralizáu y xustificáu, tornóse nuna idea utópica de que toos xuntinos podemos topar les respuestes a cuestiones que muncha xente muncho más preparao nun ye pa solucionar. Y eso nun ye asina.

Lo último que vi foi un mensaxe que me llegó por corréu eleutrónicu, que nun se sabe quién lu escribió pero que va perhí circulando como si fueran la opinión y les esixencies de los manifestantes, nel que pue lleese una llista de midíes que, según los sos autores, permitiríen aforrar el doble de dineru que fai falta pa salir de la crisis. Señores, de la crisis nun se sal con dineru sinón con reformes, eso de mano. Amás, eses estadístiques sacaes de la manga podrán coláseles a cuatro necios que formen la so opinión política mirando La Noria, pero non a la xente normal (o eso quiero creyer).

La cosa más absurda que vi ehí foi la propuesta d’abolir el Senáu, según dicen, porqu’en países como Dinamarca nun tienen y-yos va muncho meyor. ¿A naide se-y ocurrió que-yos va meyor por otres coses y non por que nun tengan Senáu? El Senáu ye daqué fundamental nun estáu federal, vela polos intereses de les rexones, dalgo que n’España namái que a Franco y los sos collacios se-yos ocurriría refugar. ¿Y qué si aboliendo’l Senáu s’aforren unos cuantos millones d’euros? Esi dineru, colos políticos que tenemos, diba acabar de toes toes nos bolsos de los de siempre.

Tán perbién les manifestaciones, pero nun mexen fuera’l tiestu. Abondo sedría facer cumplir la llei: que los que roben paguen pol so delitu, los políticos representen al pueblu que los escoyó y que los poderes públicos tean separtaos de verdá. Y si yá de pasu pue facer una llei eleutoral más xusta (siguiendo los procesos correspondientes) y evitar que muelan a palos a xente que namái que ta sentao nuna plaza, podremos danos con un cantu nos dientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *