Los mios 30 minutos como muyer

Pue dicise ensin demasiada probabilidá d’error que me presta crear polémica. Ayeri tenía’l día asina, conque tomé’l determín de facer una cosa que va tiempu tenía gana facer.

Cerca de onde vivo dende entamos de mayu hai un ximnasiu nomáu Mrs Sporty. Tou rosa y mui poco ximnasísticu. Más qu’un llugar pa dir a sudar y facer deporte paez un llocal pa escondese de los homes y falar de lo mala xente que son. Pero bono, tampoco quiero entamar con prexuicios.

Cuando entré sentíme como si entrara nos vestuarios de muyeres, como musulmán en sinagoga, pex fuera l’agua, un intrusu. Con toa naturalidá llegó una muyer moza que m’entrugó en qué me podía ayudar. Cunté-y que vengo d’España y qu’ellí nunca nun viera un ximnasiu sólo pa muyeres, non que me paeza mal (en realidá, sí), pero me surxó la dulda de si aceutaben miembros tresxéneru. Despliqué-y que son persones que se sienten pertenecientes a un sexu que nun ye’l biolóxicu de so. Nun pescanció del too lo que-y quería dicir y pensó que me refería a si teníen persones asina ehí. Dixi-y entós que non, que lo que quería saber yera, si yo-y digo que soi una muyer, magar que nun lo paeza, si me dexaríen entrenar ehí. Quedó un poco ablucada, pero nun me miró mal nin nada, y me dixo que sobre eso yera meyor falar cola xefa.

Foi a buscala y mentres esperaba tuvi sentáu mirando los cartelos: “Hai dos coses qu’ente muyeres se faen simplemente meyor: deporte y bilordiar”. Y yo entrúgome quién son los que tienen los prexuicios…

Vieno una señora daqué mayor que la otra y cunté-y lo mesmo qu’a la primera. Entendió la situación pero dixo que nun diba poder desplicar a toles sos miembros por qué había un home (“asina según lu veo, yo diría que ye un home, independientemente de cómo se’aperciba usté”). Yo ufrí-y desplicá-ylo yo mesmu too, que amás eso taba mui bien pa crear conciencia sobre los problemes de los transexuales, que ye dalgo de lo que malapenes se fala y asina nun pue avanzase. Rió un migayu, pero retrucó por qué nun diba a un ximnasiu normal, mestu. Dixi-y, y non ensin razón, qu’ehí ye tovía más difícil, porque tendría que tar nel vestuariu colos homes, lo que pa min como muyer ye mui incómodo. Amás nun se trata sólo de facer deporte, sinón que la mio terapeuta recomendóme entamar actividaes con otres muyeres pa ver cómo me siento, enantes d’entamar col tratamientu hormonal.

Nun hebo manera. Dixo que la so rempuesta yera un non claru y que nun me quedaba otra qu’aceutalo. Esto nun-y lo dixi, pero eso nun ye asina. Si tengo un papelu del médicu nel que se fai constar que tengo trastornu d’identidá disociativa, podía denunciala por discriminación. Qu’eso seguramente nun lleve a nada ye otra cosa, pero nun ye ella la que decide lo qu’hai qu’aceutar y lo que non. Esi argumentu de que ye una empresa privada y tien el drechu d’elexir a los sos miembros nun val, porque con eses faríense asociaciones de xente blanco, ario, puro, y nun se-y permitiría la entrada a los negros.

Agora a buscar una causa nueva. Anque facese pasar por pita enxaulada pa dir al Lidl a protestar pola producción de güevos va ser más complicao.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *