La mio bicicleta

Mio ma diz siempre que nun hai que xeneralizar. Por embargu, yo creo qu’en realidá se refier a prexuicios negativos, porque si digo que los cántabros son xente mui amistoso, duldo que-y paeza mal. Nesta llinia nun ta mal afirmar que los alemanes van en bici. Non toos, val, digamos entós que munchos van en bici (nun quiero entrar en valoraciones sobro mayoríes porque, efeutivamente, carezo de los datos estadísticos correspondientes). Y yo, tamién. La mio bicicleta tien, de fecho, toa una hestoria trés de sigo.

Vivía yo daquella nos Países Baxos y taba trabayando como voluntariu na Asociación Universal d’Esperantu. Na oficina, por nomala de dalguna manera, había una bicicleta pervieya a disposición del voluntariu de turnu. Nun tiraba como debía, pero tiraba. Enteréme más sero de qu’en realidá nun yera de la oficina, sinon del mio collaciu Ionel, al que-y la regalara daquién y qu’él trayera pa contribuyir a una esistencia más afayadiza de los probes voluntarios. Entiéndese asina’l mio cargu de conciencia  cuando la bici cascó. Yo la cuidara, hasta-y fici dellos igües, pero la verdá ye que taba abondo estartalada.

Total, que cuando morrió esta, yo entamé a buscar una de segunda mano pa mercar ensin gastar munches perres. La búsqueda foi perdura. Nun topaba nada que costara menos de 100 euros y yo, col mio “dineru pa gastos personales”, nun daba pa tanto. Un día vi un anunciu n’interné, u ponía que se vendía una bicicleta de deporte por yá nun sé cuántos, pero en cualquier casu non munchos euros. Nel descansu’l trabayu fui en tranvía hasta la parte más al sur de la ciudá, sólo pa constatar qu’el bon home nun avisara de que yera la bicicleta del so fíu pequeñu, que yá creciera y nun podía la siguir usando. Yo, col mio tamañu, quedé de pie delantre d’elli y la so minibici ensin dicir muncho cola boca, pero abondo cola mirada. Conseyé-y amablemente que nel futuru mentara esi detalle nel anunciu y colé, más desanimáu qu’enantes, otra vuelta al tranvía. Mentres esperaba que llegara, un amigu propúnxome per teléfonu qu’entrugara cenciellamente a la xente que diba pela cai si conocíen una tienda de bicicletes de segunda mano. Eso fici y una señora gorda que taba sentada col so perru cabo min nel tranvía contestóme que non, pero qu’ella tenía una en so casa que nun usaba. Entrugué-y si quería vendela y contestó que nunca se lo plantegara, pero que por qué non. Taba sólo’l problema de que la bici nun yera plizcu mala y, poro, tampoco la quería vender barata. Propúnxi-y entós alquila-yla pa los pocos meses que me quedaben ehí. En viéndolo asina, la señora opinó que nun facía falta, que direutamente m’emprestaba la bici y llueu yá-y la devolvería cuando colara.

Foi asina como volví al sur de la ciudá, esta vegada con una tarta de crema pastelera y freses (fecha por mi mesmu, sobra dicilo) nes manes a mou d’agradecimientu, a buscar la bici que diba usar un tiempu. Cuando llegué a la casa de la muyer, díxome que nun facía falta que-y la devolviera, que ella tenía que mercar una nueva de toes toes, conque podía vendela cuando colara pa sacame unes perres pa volver al mio país. A lo cabero nun la vendí (nin torné al mio país), sinon que la sigo usando tolos díes, la mio bici, azul, grande, que dacuando da problemes pero que yo adoro, ente otres coses, porque me la regaló una paisana adorable.

Cabe destacar, por xusticia, qu’esta muyer me reconcilió con cuasi tolos neerlandeses. Ye que los prexuicios funcionen nes dos direiciones: ún conoz a un manguán d’un grupo determináu, y tolos demás d’esi grupu pasarán a ser manguanes. Pero ún tópase con una persona de bon corazón que puese identificar tamién con un coleutivu, y tolos que seyan de los suyos puen beneficiase de la bondá de la primera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *