Enguetaos

En Heidelberg hai non una sinón delles bases militares estadounidenses, en parte metanes la ciudá. Yo nun soi alemán, pero sí habitante d’esta ciudá y ciudadanu políticu (nel sentíu de que participo na vida pública) y como tal indígnome al (nun) ver lo que (nun) facen ehí. Son mazanes enteres d’edificios arrodiaos d’alambreres con pinchos no cimero y señores perarmaos na puerta.

La selmana pasada, tentando topar un camín más guapu pal pisu nuevu, perdíme ente les barraques y tomé’l determín d’entrugar a ún de los guardies aú taba’l barriu que taba guetando.

Como nun pue ser d’otru mou, en falándo-y yo n’alemán díxome namái “English?”. Díxi-y ensin antroxar el mio desdén “¿Qué ye, que vives n’Alemaña y nun fales alemán?”. Creo que nun se sintió un migayu ofendíu, quiciabes porque nunca nun se plantegara que se pueden deprender otres llingües y que nun ye que la xente naza sabiendo la de so ya inglés. Fíxome gracia amás qu’en dalgún momentu me dixo que nun m’entendía, mesmamente cuando-y falaba n’inglés, y decatéme más tarde de que foi por una pallabra qu’usé del inglés británicu (railway) en cuenta del términu estadounidense (railroad).

Total, que-y repetí la entruga y nun foi quién, non yá a indicame’l camín, sinón siquiera a dicime si tenía qu’empobinar pal norte o pal sur. Vivía, lliteralmente, nun guetu y nun sabía un res de lo que lu rodiaba. A lo cabero díxome que meyor-y entrugaba a una señora d’azul que taba allalantrones, qu’ella falaba alemán. Enantes de colar nun pudi conteneme y entrugué-y pa qué queríen eses armes tan grandes metanes Heidelberg. Paeció-y de caxón que cuando ún vixila, necesita un arma. Entrugué-y si dalguna vegada tuvo que la usar, como diciendo “si nunca nun la usasti, tampoco la necesitarás tanto”. Díxome que por suerte non, pero nun vio lo que-y quixi dicir con eso.

Darréu fui pa la muyer vistía d’azul. Tampoco nun foi a indicame’l camín, porque nun yera de Heidelberg, pero polo menos me dixó aú taba la vía’l tranvía (que’l otru pensara que yera un tren). Entós entrugué-y a ella qué facíen los Amis (yanquis) ehí y díxome que nun-yos teníen permitío dar información, pero que non muncho. Cuntóme, como si nun lo supiera, que tan equí dende va décades y yo retruqué-y qu’eso nun desplica por qué tán equí agora; más bien al contrario: puedo entendelo pa depués de la (II) Guerra (Mundial) y, magar que nun lo vea bien, pa la Guerra Fría, pero que me paez esaxeradísimo pasiar perhí anguaño con metralletes d’esi tamañu. Diome la razón y fizo una observación más: “Equí nun vas topar xente tan simpático como yo”.

Despliqué-y que decidí entrugar pa nun meteme onde ta prohibío y qu’acabaren matándome a tiros. Quién sabe, si nun yera a escuchar los glayíos y alvertencies, podíen abrir fueu y dicir depués qu’hebo una emerxencia de seguridá nacional por un posible terrorista y que, por mor d’ello, deciden quedar unes cuantes décades más na base militar.

Enantes de colar, falé-y brevemente sobre les mios impresiones al rodiu’l fechu que nun falen una pallabra d’alemán, d’esa actitú xovinista de “la mio llingua ye meyor que la de to”, sobre manera si lleven tantos años equí. Tala cosa nun se-y ocurriera nunca a esta señora, pero tampoco me quitó la razón.

Deseé-y un bon día y paciencia pa tratar colos collacios y colé pel camín más llargu, por si acaso.

One thought on “Enguetaos

  1. Daniel

    Cudo que los estaunidenses allegaron a la base esa por trabaju y no por anjeu propiu. Paezme que no tán en Alemania años y años, por eso quizaes no deprenden alemán. En Japón también pasa; viven en las sus bases tol tiempu.

    Además, al simen que deprender una lengua en un viaje de negocios no es un requilindorio, no vamos a pedí-les que te parlen en alemán si no quieren. (Manque yo pondría a un parlante ena puerta al menos).Y en cualisquier casu, que no parlen alemán no tien por qué contestar a una actitú chovinista… eso ya es un prejuiciu antiamericanu.

    ¡Dije!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *