Bolsa de papas

El mio amigu Steffen diome l’otru día una allegría d’eses que malapenes puen nomase allegríes. Ye en realidá una babayada, pero a mi préstenme les babayaes y la grandilocuencia.

Tábemos nin más nin menos que subiendo coses pesadísimes cuatro pisos pola escalera al mio nuevu y flamante pisu (d’alquiler). Alcordéme neses de que de neñu nunca me quería duchar. Taba mui ocupáu viendo Los vigilantes de la playa o faciendo cualesquier cosa y me paecía aburríu y una perda de tiempu. Dacuando aceutaba a dir a la ducha pa, en realidá, moyame rápido y salir otra vuelta ensin me duchar realmente. Llegáu un momentu, la mio tía güela, que yera la que s’encargaba de nós toles tardes, acabó convirtiéndose en cómpliz d’esti engañu y nun dicía nada a mios pas.

Cuando nin siquiera eso yera pa faceme(nos) dir a la ducha, ella nos facía la “bolsa de papas”: garrábenos poles piernes y echábenos sol hombru de mou que quedáremos colgando poles sos espaldes. Empobinaba entós pal bañu canturriando: “Tengo una bolsa de paaapaaas, quién me lo quiere compraaar”. Eso facíanos polo xeneral bastante gracia como pa dir a la ducha. Si tampoco eso funcionaba quedaba’l caberu recursu, emplegáu hasta donde sé namái qu’una vegada, por mio pa, que consistía en metenos na bañera “de prepo” (apócope de de prepotencia), ye dicir, escontra la nuesa voluntá y cola ropa puesto y too.

Últimamente pienso qu’esos caprichos son un signu más de lo consentíos que yéramos, pero Steffen desanició l’otru día un poco esa sensación: él tampoco nun quería dir nunca pa la ducha. Lo que sí nun foi a desaniciar foi el mal sentimientu que me da ver agora a la mio tía güela, encorvada y más vieya qu’otres muyeres de la so edá. Nun puedo evitar pensar que ye culpa de nueso por facenos llevar “en bolsa de papas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *