•r

Nel branu caberu enantes d’entamar la universidá trabayé nuna bocatería de Xixón, cabo Cimavilla. Entamaba los vienres y los sábados a les diez de la nueche y finaba los sábados y los domingos a les siete y les ocho la mañana respeutivamente. Depués, obviamente, había que zarrar, llimpiar, facer caxa y too eso.
L’oxetivu yera aforrar unes perres pa los primeros meses, hasta que llegara la beca’l ministeriu, anque lo que me vien a la mente d’esa época tien más que ver coles esperiencies vivíes neses nueches nes que yo taba trabayando, tentando facelo bien, y daba con xente de folixa. Especial cariñu guardo-y al recuerdu d’un mozu que conocí ehí. Yera dafechamente normal, taba nos primeros años d’una universidá que daquella m’abultaba alloñada y venía davezu colos sos amigos a pol bocata de rigor enantes de colar pa casa. Una nueche, taba yo na parte d’atrás de la tienda cuando sentí’l timbre de cuando entraba dalguién. Salí col “Hola, qué te pongo” na boca y metanes la fras decatéme de que yera él, pero que taba solo, conque dixi “Hola, qué te pon- ah, qué tal”. Tovía sonrío cuando pienso na rempuesta: “Una de pata- eh, bien, ¿y tu?”. tomé-y el pidíu, tan normal, pero como m’aburría y, sinceramente, nun quería falar coles mios collacies, entamé-y conversación. Cuntóme lo qu’estudiaba y yo a él lo que diba estudiar. Mentes falábemos se-y cayó una botella cerveza por tol mostrador y, probe, dio-y muncha vergoña. Llimpiélo mentes-y dicía que nun s’esmoleciera por eso, que había coses muncho peores. Cola cabeza gacha y cuasi como una confesión díxome darréu que s’aburría colos sos amigos y por eso decidiera venir a veme. Dando un pasiquín p’atrás amestó “Espero que nun te paeza mal”. “Non, non, por qué diba paeceme mal”. Será que yera (o soi) un poco ciruelu, pero entá nun me decatara de lo que quería dicime. Entrugué-y por qué lu aburríen los sos amigos y siguimos la charra hasta que m’entrugó si me paecía “bien” que m’apuntara’l so númberu de teléfonu. Apurrí-y una serviyeta que tovía tengo guardada.
Nun lu vi más qu’un par de vegaes esi branu, y nunca más volví a saber d’él. Dellos años más tarde tenté topalu n’interné pero camiento que tendrá dalgún nomatu, como a mi me presta, y non el so nome. Quixi topalu porque me prestó muncho conocer a una persona asina y porque me da curiosidá saber cómo lu trata la vida. Espero que tea bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *