Diez minutos ensin falar

Cuando ún ye neñu y se porta mal, suel recibir un castigu de los pas. Los de mio taben, por suerte, escontra tou tipu de violencia y enxamás nun mos punxeran la mano encima, nin pa un golpín suave. Al contrariu, buscaben formes pacífiques d’iguar les nueses zunes. Una d’elles yera mandanos  “a reflexonar”. Metiénnos nun cuartu y teníemos que pensar no que ficiéramos, y en por qué taba mal. Darréu solíen facenos dir a disculpanos cola persona qu’ofendiéramos, si yera procedente, y l’otru taba cuasique obligáu a aceutar les disculpes.

Por embargo, el castigu que más me llama l’atención anguaño yera’l de tar 10 minutos ensin falar. Esti yera habitual nel coche, cuando nun yeren a facenos callar y nosotros nun dexábemos de dar glayíos y montar xaréu. Entós mio ma sentenciaba: “Diez minutos ensin falar” y nosotros, estrañamente, callábemos. Entamábemos, eso sí, a falar con señes y mímica, lo que, m’imaxino, distraía a mio pa pa conducir y nun dexaba de ser molesto pa los dos en xeneral. Col tiempu s’instauró la versión 2.0 del castigu que yera “Diez minutos ensin falar y ensin movese” y teníamos que quedanos como conxelaos. Dacuando, si’l nuesu comportamientu lo requería, taba tamién la versión prollongada, de 30 minutos. A esto solíemos quexanos porque mos paecía inxustificáu y esaxeráu, y mio ma munches veces volvía a los 10.

Lo que nun soi a pescanciar del too agora ye por qué-yos facíemos casu. Claro que me paez que si mos portábemos mal teníen que facer daqué pa evitalo, pero nun entiendo cómo un neñu que ta xugando, glayando y, munches vegaes, reñendo colos sos hermanos, pue de repente callar la boca y quedase quietu sólo porque dalguién-y lo diga.

A min dizme mio ma güei que me quede diez minutos ensin falar, o dalguna cosa equivalente a la mio edá, y me da la risa. De fechu, si dalguna vegada quixo castigame ensin salir, lo más probable ye que yo saliera de toes formes y, amás, qu’eso fuera lo normal y ella llueu nun me dixera nada. Al fin y al cabu, ta bien asina: que-yos ficiéramos casu a ciegues de neños, cuando yera difícil razonar con nós y agora, si quieren daqué, que mos convenzan. Quiciabes convencíamos nosotros a ellos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *