Pinchos

Una de les coses que más-y presten a Lisa d’España son los pinchos. Pa un alemán eso de topar comida por un euru nun ye cosa de tolos díes, y menos si se pretende que seya daqué mínimamente casero (nel sentíu de non industrial y metío nuna asquerosa bolsa de plásticu). Y pa una alemana como Lisa, amás, un par de pinchos, si non namás qu’ún, llega-y pa xintar.

Cuando taba n’España, como cuasi tola xente, diba con relativa frecuencia a comer un pinchu. Y no sólo eso, sinón que tamién, y tamién como la mayoría, diba davezu al mesmu sitiu. Asina en xeneral pue dicise que n’Uviéu yera’l Ágora y en Salamanca’l Quimera o Caballerizas. En Caballerizas teníen unos bocadillos de tortiella pataques de media bagué por 1,50 €. Pero eso ya nun taba na categoría de los pinchos, ta claro. El favoritu de Caballerizas del Quimera yera, ensin dulda dala, la bola güevu, una suerte de croqueta con un cachu güevu cocíu dientro.

Equí nun hai pinchos. Nin tampoco tengo un llugar al que vaya davezu a tomar dalgo, anque sí hai dellos bares o restaurantes (quebab, pizza y poco más, nada de restaurantes-restaurantes) a los que voi más qu’a los demás. Será que me presta quexame, porque realmente pue dicise que’l Marstall, el Brass Monkey o’l sitiu del falafel cumplen la función del Ágora o del Quimera. Pero nun entamu ye difícil indentificalos colo qu’había n’España, seguramente porque ensin pinchos como que nun ye lo mesmo.

2 thoughts on “Pinchos

  1. Paula

    oh, Fede, sacrilegio, la bola de huevo era del Quimera…. (lo siento, no sé decir sacrilegio en asturianu)

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *