El protexíu l’arzobispu

Nos años que pasé en Salta mio güela Yoli trabayaba nel arzobispáu. Cuando se xubiló l’arzobispu que la contratare, ella quedóse ehí col que vieno dempués. Yera un paisanu bonaz de Catamarca que traxo tamién a so madre con mal de Parkinson. Yo diba davezu a visitar a mio güela y nun yera raro que me quedare a comer o a dormir dalguna vez nel cuartu mio güela. Yo, que yá daquella falaba con tol mundu, entablé rellación col arzobispu y dellos seminaristes que paraben ehí, la mayoría mui simpáticos y pacientes conmigo.

Ehí conocí a un mozu d’un pueblu del sur de la provincia. Yera una especie de protexíu del arzobispu: como nun tenía recursos, monseñor (o, como lu nomábemos en casa, monse) pagába-y los estudios y él trabayaba cuando podía nel arzobispáu. Na planta baxa del edificiu, a mandrecha del ascensor, había un cuartu perenllenu de llibros ensin ordenar y cubiertos de polvu y esa foi la xera d’esti mozu: ordenar too aquello. Nesi cuartu pasé munches tardes con él, que m’enseñaba los llibros vieyos más interesantes que diba encontrando y charrábemos hores y hores.

Falábamos de munches coses, pero abúltame que nada demasiao profundo, porque nun lo recuerdo bien. Lo que sí sé ye que yo taba na edá na qu’ún entama a plantegase coses y quier saber cómo ye ser mayor. Asina foi como llogré sacá-y información sobre la so primer (y seique daquella única) esperiencia sexual. Díxome que foi cola novia y qu’ella insistió n’usar un condón. La so reflexón sobre l’alcuentru foi: “Nun te creas que ye too tan esplícito como lo ponen nes películes”.

La verdá ye que me da muncha pena nun alcordame de nada más. Nun recuerdo nin siquiera cómo se llamaba. Foi, eso sí, una de les primeres persones que me trató como una persona normal y non como un neñu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *